miércoles, 19 de octubre de 2011

Te darás cuenta que te estás equivocando más que nunca.

Entonces, cuando nadie caiga, cuando nadie pida, cuando todos se cansen, cuando nadie te siga, cuando acabe todo, cuando llegue el punto final y no haya vuelva atrás, ni prórrogas, ni nada, entonces verás que tenía razón al decirte que no merecía la pena seguir de esa manera, sin penas, ni aspiraciones, ni esfuerzos, ni derrotas, ni caídas, ni victorias, ni dolor, ni nada.
Cuando veas que perdiste el tiempo, que te hundes en el arrepentimiento, cuando no valga decir me rindo, ni me canso, ni tiempo muerto; cuando no valga la pena seguir buscando porque ya lo habrás perdido. Será justo entonces cuando te des cuenta de lo que estas haciendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario